Mikhail Tahl   Paul Charles Morphy AJEDREZ DE ATAQUE

Alexander Alekhine   Adolf Anderssen

         |  Inicio  |  La Diosa Caissa  |                                                                                                                                                   |  E-mail  Correo interno  |

 

Gary Kasparov, el ogro de Baku

Kasparov ante el tablero

( Autor : Javier Cordero Fernández - © Ajedrez de ataque )

          Gary Kasparov nació el 13 de Abril de 1963, en Baku (Azerbayan). 

          Hijo de un ingeniero judío y de ascendencia armenia por vía materna. Su padre falleció cuando Gary sólo tenía 8 años y su madre, Clara Kasparova, se hizo cargo de su educación (el apellido con el que se le conoce es una derivación del de su madre).

          Fue su madre quién impulsó la afición de Kasparov por el ajedrez, le enseñó a jugar a los 6 años y al ver que su hijo tenía cualidades (con 7 años solucionó un problema de ajedrez que varios adultos no habían conseguido resolver) le matriculó en la Escuela Botvinnik de ajedrez. Su gran potencial impresionó a Botvinnik, que se dio cuenta enseguida de que Kasparov tenía algo especial y llegó a comentar: "Sus condiciones de juego y su memoria son excelentes, y su instinto para el juego recuerda al gran Alekhine". También su gran rival, Anatoly Karpov, asistió a la escuela Botvinnik y pudo aprender mucho del ex-campeón del mundo.

          En 1975 se produce su primer encuentro con Karpov, Gary tenía 12 años y participó en una sesión de simultaneas dada por el campeón del mundo. Kasparov perdió esta partida, pero presentó batalla hasta el final. Nadie se podía imaginar en ese momento que esta iba a ser la primera partida de una rivalidad que resultaría legendaria.

 

Kasparov al principio de su carrera

          Desde sus comienzos, Gary intuyó que para poder competir en la élite del ajedrez era necesario una preparación física conveniente. Por ello practicaba varios deportes con la idea de mantenerse en perfecta forma física, como por ejemplo salto de altura, fútbol, natación, ciclismo o hockey sobre hielo. Con los años siguió dando gran importancia a este aspecto, algo que parece bastante lógico, ya que una partida de más de 6 horas supone un desgaste físico enorme.

          Su salto a la fama fue inesperado, ocurrió en 1979 en el torneo de Banja Luka (Yugoslavia). Los organizadores estaban molestos con el equipo soviético por alinear a un joven desconocido y sin ranking internacional, apellidado Kasparov (que sólo tenía 16 años). Gary se encargó de acallar las críticas ganando el 1er premio  por  delante de 12 grandes maestros y superando la nor-

ma de GM internacional en 2'5 puntos. Una poderosa demostración de personalidad y talento, con partidas donde desplegó un juego táctico digno de su personalidad. (Ver tabla).

          Uno de los pilares sobre los que se sostenía la vida de Kasparov era su madre Clara, ella le inculcó el espíritu de sacrificio que le acompañó durante toda su carrera y le enseñó que nada se consigue si no se aplica el máximo esfuerzo. Su madre siempre le acompañaba a los torneos y resultaba un apoyo importantísimo para el campeón ruso. Durante su adolescencia fue Botvinnik el encargado de asesorar y aconsejar a Kasparov, tratando de convertirle en un jugador ambicioso, luchador y creativo (creo que está claro que dichos consejos fueron tenidos en cuenta por Kasparov).

          Su ascenso resultó meteórico e imparable, sus triunfos y su forma de jugar estaban marcando el nombre de Kasparov a sangre y fuego. Pero Gary no se iba a detener ahí, su ambición era infinita y no estaba dispuesto a desaprovechar ninguna oportunidad. Su primera aparición en la enrevesada maraña que permitía luchar por el campeonato del mundo tuvo lugar en 1982, en el Interzonal de Moscú, donde Kasparov dominó con insultante superioridad: primero con 1'5 puntos sobre el segundo, tras no perder ninguna partida. El 'Ogro' había conseguido una plaza para el torneo de candidatos que se iba a celebrar en 1983. A pesar de su juventud, Gary entraba en la lista de favoritos y no defraudó a nadie, logró victoria tras victoria con un gran juego: en cuartos de final apeó a  Alexander Beljavsky (6-3), en semifinales a Viktor Korchnoi (7-4) y en la final al ex-campeón del mundo Vassily Smyslov (8'5-4'5). Kasparov obtenía de este modo el derecho a disputar el título con el vigente campeón del mundo, Anatoly Karpov. Esta iba a ser la primera batalla de la más cruenta 'guerra' de la historia del ajedrez, una rivalidad que sirvió para que el ajedrez traspasase fronteras y que atrajo a un número ingente de nuevos aficionados.


El gran duelo: " La doble K "

Karpov vs Kasparov

1er Match - Moscú  1984

         La historia de este espectacular duelo tuvo su comienzo el 9 de septiembre de 1984, primer envite de un  encuentro que levantó más expectación que el match entre Fischer y Spassky. Se enfrentaban dos jugadores completamente opuestos, dos filosofías distintas de entender el ajedrez: Kasparov osado y amante del estilo romántico, Karpov frío como el hielo, calculador y con una precisión digna de una computadora. Se estipuló que el match llegaría a su fin cuando uno de los dos participantes ganase seis partidas. Kasparov poseía un talento descomunal, pero era muy inexperto y esto se tradujo en un 5-0 tras las primeras 27 partidas (22 en tablas). Pero justo en ese momento, Karpov cambió su forma de jugar, confiado por su superioridad empezó a buscar el sexto triunfo corriendo algún riesgo y lo que se encontró fue con una derrota que cambió el rumbo de los acontecimientos.

          A esa derrota siguieron muchas partidas que finalizaron en empate, pero el match había entrado en una dinámica diferente, ahora era Karpov el que sufría para entablar y el joven aspirante el que dominaba la situación. Karpov sólo se encontraba a una victoria del triunfo final, pero se le veía cansado y acobardado ante el empuje de su joven rival. Dos victorias seguidas de Kasparov (47ª y 48ª partidas) presagiaban el hundimiento del campeón, pero entonces llegó la gran polémica, Florencio Campomanes, presidente de la FIDE, declaró el match como terminado porque se estaba alargando en demasía y los jugadores estaban agotados. El match se declaró nulo, una decisión que favorecía a un exhausto Karpov y que nadie acertó a comprender. (Ver tabla).

           Este fue el encuentro menos vistoso de los que disputaron Kasparov y Karpov. De hecho, fue duramente criticado por la prensa internacional por la falta de lucha que imperó en la mayoría de sus partidas. Palabras como aburrimiento y poca competitividad aparecieron en todos los escritos. Al comienzo del match se batió el récord de periodistas acreditados, pero con el paso de las partidas se batió otro récord: el de periodistas que huyeron despavoridos ante la falta total de noticias.

2º Match - Moscú  1985

          Tras la gran polémica generada, las aguas volvieron a su cauce con la repetición del match en Septiembre de 1985. Evidentemente había que cambiar el formato del encuentro y se decidió poner un límite máximo de 24 partidas. La expectación generada era máxima y se llegaron a pagar cantidades desorbitadas en la reventa de entradas. El match no defraudó a nadie y resultó espectacular. Karpov llegó a adelantarse 3-2, pero Kasparov logró reaccionar, gracias a un inmejorable ajedrez táctico, para ponerse por delante 8'5-7'5. A falta de 3 partidas Garri ya dominaba por 11'5-9'5. Karpov estaba contra las cuerdas, pero en un alarde de voluntad logró una nueva victoria para llegar a la última partida con un resultado de 12-11 (y jugando con blancas). Hay que mencionar que el empate a puntos le hubisese dado el título a Karpov, por lo que la expectación era máxima. Pero Kasparov quería demostrar al mundo su grandeza y en una soberbia partida obtuvo el triunfo y por ende la victoria final por 13-11, tras mes y medio de dura lucha. Kasparov se había proclamado nuevo CAMPEÓN DEL MUNDO. (Ver tabla).

          En este match, Kasparov consiguió sorprender a Karpov con una gran preparación en las aperturas, su fuerza e intensidad en el tablero hicieron el resto. Karpov también desplegó un juego de gran nivel, mostrándose tan sólido como siempre, pero en frente tuvo una ambición inquebrantable. Anatoly supo pelear hasta el último segundo, a pesar de su inferioridad, y demostró mucha garra y tesón, cualidades dignas de un guerrero como es el ruso.

          Gracias a esta victoria, Kasparov se convirtió en al campeón del mundo más joven de la historia, con 22 años y 210 días.

3er Match - Londres, Leningrado  1986

          Estaba estipulado que si Kasparov ganaba el match de 1985, tenía que conceder una revancha al año siguiente. Ésta se celebró entre Londres y Leningrado, en el verano de 1986. Este fue el match en el que Kasparov se mostró más fuerte, a pesar de todas las dificultades que tuvo para prepararlo. Una de los escollos que tuvo que superar fue la aparición de un "topo" dentro de su equipo de preparadores. Este espía filtró parte de los análisis para el match, como los estudios y mejoras de la apertura Grünfeld, que era la que habían planeado utilizar con más asiduidad (esta es la versión del equipo de Kasparov).

          Kasparov comenzó tomando ventaja, mostrando una gran fuerza en su juego, pero Tolia se repuso y consiguió igualar la situación. A partir de la octava partida, Kasparov vuelve a dominar y logra una gran ventaja, en la decimosexta partida: 9'5-6'5. Pero una vez más Karpov consigue levantarse, cual ave fénix, y gana 3 partidas consecutivas. Justo en este momento, Vladimirov es expulsado del equipo de Kasparov acusado de ser el topo. La espadas están en todo lo alto, Kasparov gana la vigésimo segunda partida y se pone por delante 11'5-10'5 a falta de sólo dos partidas. Las dos últimas acaban en tablas y Kasparov retiene su título por un total de 12'5-11'5. (Ver tabla).

          Tras la expulsión de Vladimirov, Karpov bajó mucho su rendimiento y dejó de adivinar las variantes preparadas por el equipo de Kasparov. Nunca llegaremos a saber si esta historia fue cierta o sólo un arma utilizada por el equipo del campeón para cambiar la dinámica del encuentro a su antojo.

4º Match - Sevilla  1987

          Tomémonos un respiro para elogiar a estos dos jugadores, auténticos gladiadores que luchaban con gran intensidad durante matches muy largos, algo que supone un enorme desgaste físico y psicológico. Tal vez el aspecto más importante de estos encuentros es el desgaste mental y los constantes cambios en el estado de ánimo de los jugadores: euforia tras el triunfo, hundimiento tras la derrota, miedo, presión... Por eso, tanto Kasparov como Karpov, tenían largas sesiones con psicólogos e incluso ambos llegaron a buscar la ayuda de videntes, amuletos e incluso de parapsicólogos... todo vale para llegar hasta la victoria.

          El cuarto match tuvo lugar en el teatro Lope de Vega de la capital hispalense, como en el anterior duelo, el campeón se dirimiría tras 24 partidas. Karpov comenzó dominando tras ganar la segunda partida, pero hacia la mitad del campeonato Kasparov había logrado voltear la situación y se imponía por medio punto. Una vez más la igualdad presidía el match, algo que siempre caracterizó estos duelos y que fue una de las razones por la que fueron seguidos a lo largo y ancho de todo el planeta.

          El juego de Kasparov no tuvo la fuerza de otras ocasiones, tal vez el miedo a perder su corona le atenazaba. La decimosexta partida se la apuntó Karpov, con lo que lograba igualar el marcador. Se llegó a las dos ultimas partidas con un incierto 11-11. La penúltima partida se la apuntó Karpov, tras una variante errónea utilizada por Kasparov. Karpov estaba por delante 12-11, quedaba una sola partida y le servían unas simples tablas... pero surgió el Ogro de Baku con toda su fuerza y energía enfocada para lograr la victoria. Tras una dura lucha, en la que supo explotar la pequeña ventaja lograda en el medio juego, consiguió derrotar a Tolia y retener el título (las normas estipulaban que a empate de puntos el título no cambiaría de dueño). Al finalizar la partida la sala entera se puso en pie y rindió una larga ovación al campeón del mundo. Gracias a este match la afición al ajedrez en España sufrió un gran impulso, miles de aficionados siguieron las partidas con inusitado interés. El 4º match acabó 12-12 (4 victorias para cada uno y 16 tablas), el más igualado de todos. (Ver tabla).

5º Match - New York, Lyon  1990

          La preparación de Kasparov para este match fue deficiente, descuidó mucho su entrenamiento para atender algunos asuntos de carácter no competitivo, como su cruzada contra la FIDE. Una vez más el duelo levantó una gran expectación y fue patrocinado por grandes empresas estadounidenses e internacionales. La parte jugada en New York fue de un nivel más bien bajo, ninguno de los dos consiguió alcanzar un nivel óptimo, algo que supuso una gran decepción tras las expectativas levan por las polémicas declaraciones que los jugadores cruzaron antes del inicio del encuentro. Las tablas se sucedían (sólo 1 victoria para cada uno) y el match perdió la atención de los medios y de la afición.

          Con empate a puntos el match se trasladó a Lyon, con la esperanza de que el espectáculo mejorase... y así fue, pero sin alcanzar el nivel de anteriores duelos. Karpov demostró estar mejor preparado en la teoría de aperturas, pero esto no fue suficiente para destronar a Kasparov. Gary terminó venciendo ajustadamente por 12'5-11'5, este match fue quizá el más flojo, lo que se vio reflejado en un descenso en el número de aficionados que lo siguieron. (Ver tabla).


          Una vez relatados los duelos de las dos K, volvamos al año 1985. Garri empezó a colaborar en la escuela de ajedrez Botvinnik, en calidad de asociado, coincidiendo con su reapertura (había estado 8 años cerrada). Hay que decir que Kasparov se reunía con frecuencia con Botvinnik en busca de consejo, la influencia del gran patriarca soviético resultó siempre muy positiva para Garri. A partir de 1986 la escuela pasó a denominarse Escuela Botvinnik-Kasparov y todos los jóvenes talentos de la URSS pasan por ella: Tiviakov, Akopian, Kramnik, Shirov...

          En 1988 Kasparov empezó a luchar por los derechos de los jugadores y por un mayor reconocimiento para el ajedrez. Todos estos esfuerzos no influyeron demasiado en sus resultados y siguió cosechando grandes resultados en los torneos a los que acudía. En esa época el ajedrez había ganado popularidad y gracias a ello se invertía mucho dinero en organizar buenos torneos, como Bruselas o Groningen. Garri buscaba fijarse metas altas, entre ellas llegar a superar la barrera de los 2800 ptos ELO, algo que nadie había conseguido hasta entonces... y lo logró en el año 1990, para unos años después llegar a establecer un máximo de 2851 puntos, algo que nadie ha superado y que veo difícil que se pueda repetir.

          En 1989 Kasparov se enfrentó a la computadora Deep Thought (campeona del mundo de programas), en New York. El duelo fue bautizado con el llamativo nombre, "Mente contra materia". El duelo constaba sólo de dos partidas y Kasparov obtuvo el triunfo en ambas sin demasiadas dificultades, parece que los programadores tendrían que trabajar muchas horas aún para poder inquietar al campeón del mundo. Hay que mencionar que ésta no era la primera vez que 'el ogro' se enfrentaba a una computadora, ya lo había hecho en 1985, en la ciudad de Hamburgo, donde disputó 32 partidas ante una decena de programas, venciendo en todas ellas. En aquella época las computadoras de ajedrez estaban todavía en fase de desarrollo y no supusieron ningún problema para Kasparov.

          En 1991, durante la desintegración de la URSS, llegó uno de los episodios más duros de su vida. Su país, Azerbayan, se vio afectado por la lucha que se había desencadenado tras la caída del régimen soviético. El conflicto fue de gran crudeza y los armenios que no fueron asesinados, fueron expulsados del país. El propio Kasparov tuvo que ser evacuado al correr serio peligro al estar aislado y cercado en una población a 40 km de la capital. Tras estos acontecimientos, Kasparov decide involucrarse de lleno en política y descuida su preparación en el ajedrez, lo que repercute en su juego y resultados.

          Ese mismo año estaba obligado a volver a defender su corona de campeón del mundo, se organizó un torneo de candidatos y pocos ponían en duda que el ganador sería Karpov... pero la vida siempre nos reserva alguna sorpresa y otro jugador triunfó en ese torneo. Karpov superó con dificultades a Anand, pero se vio sorprendido en semifinales por el inglés Nigel Short, que le derrotó por 7'5-5'5. Short logró vencer en la final a Jan Timman y ganó de este modo el derecho a luchar por el título que ostentaba Kasparov. Esto supuso el fin del duelo de las dos K en el campeonato del mundo, fueron un total de 124 partidas, un duelo apasionante e irrepetible que catapultó al ajedrez a las más altas cumbres y lo situó en los medios de comunicación del mundo entero.

 

Kasparov

          El match con Short no llegó a celebrarse, desde el principio hubo discrepancias económicas y problemas con la elección de la sede. Ambos jugadores protestaron y acusaron a la FIDE de especular con la sede buscando sólo beneficios económicos. Finalmente, Kasparov y Short se negaron a jugar y la FIDE tomó una decisión drástica y polémica: retirar la ficha federativa a ambos jugadores. Con esta resolución la FIDE había creado un cisma que perjudicaría terriblemente al ajedrez y que no se resolvería hasta 17 años después. La FIDE buscó dos sustitutos para que el match pudiese celebrarse y los escogidos fueron Karpov y Timman, semifinalistas del torneo de candidatos. Karpov no podía dejar pasar esta oportunidad y recuperó su corona perdida al vencer por 12'5-8'5.

          Ante esta sucesión de acontecimientos, Kasparov y Short decidieron crear una asociación desvinculada de la FIDE: la PCA (Professional chess 

players). Esta asociación organizó su propio campeonato del mundo (no oficial), cuyo primer match fue disputado por los dos jugadores rebeldes. Kasparov barrió del tablero a Short por 12'5-7'5 y se proclamó primer campeón del mundo de la PCA.

          En 1994 Kasparov vuelve a ser sancionado por la FIDE con motivo de la creación de la PCA, era la confirmación de unas desavenencias que se habían transformado en una lucha encarnizada. De este modo, Kasparov fue retirado de la lista ELO oficial y se le prohibió participar en cualquier competición auspiciada por la FIDE. La situación comenzó a bordear el ridículo, existían dos torneos de candidatos, uno para cada federación, y los mejores jugadores repartían sus esfuerzos entre ambas competiciones.

          En 1995 el indio Viswanathan Anand se apunta el triunfo en el torneo de candidatos de la PCA, obteniendo de este modo el derecho a jugar su primera final en un campeonato del mundo. El match se celebró en New York y Kasparov volvió a vencer con relativa comodidad por 9-7 (5 victorias 3 derrotas y 8 tablas).

          El año 1996 trajo un nuevo reto para Kasparov, le esperaba un enfrentamiento ante un rival monstruoso: la computadora Deep Blue. El encuentro tuvo lugar en Philadelphia y Kasparov venció por 4-2 (3 victorias, 1 derrota y 2 tablas), mostrando cierta superioridad a pesar de que la máquina comenzase ganando en la primera partida. El duelo levantó gran expectación y los aficionados ansiaban un nuevo enfrentamiento... por lo que Kasparov concedió una nueva oportunidad a los programadores de IBM al año siguiente. Las mejoras de Deep Blue eran enormes, sobre todo en su capacidad de cálculo... y la 'tragedia' llegó en forma de derrota del ser humano, Kasparov se vio doblegado por 3'5-2'5 y uno de los grandes temores de la humanidad, ser dominada por las máquinas, sobrevoló en la imaginación de muchas personas. Podéis conocer los detalles de ambos duelos en otro artículo incluido en 'Ajedrez de ataque': (Ver artículo).

         Toda persona tiene cosas de las que arrepentirse y Kasparov no iba a ser menos. En 1998 protagonizó un lamentable incidente en el que perjudicó gravemente a Alexei Shirov. El letón había ganado el match de candidatos de la PCA frente a Vladimir Kramnik, pero la final nunca llegó a celebrarse porque Kasparov puso todas las trabas posibles, sobre todo de tipo económico, para evitar que las negociaciones llegasen a buen puerto. Parece ser que Kasparov prefería que su rival fuese Kramnik, su gran protegido, al que no puso ningún impedimento cuando se negociaron las nuevas condiciones. Todos estos hechos volvieron a sumir en la mayor de las vergüenzas al mundo del ajedrez y enmaraño aun más la disputa de la corona mundial.

          Hablemos mejor de las cosas positivas que Gary aportó al ajedrez, como la búsqueda de nuevas fórmulas para dar una dimensión mundial a este deporte. En el año 1999 jugó una partida denominada "Kasparov-El Mundo", en ella Kasparov se enfrentó por Internet a aficionados de todo el planeta, los cuales eran aconsejados por los jóvenes maestros: Etienne Bacrot (16 años), Irina Krush (15 años, mejor jugadora de Estados unidos), Florin Felecan (19 años) y Elizabeth Paehtz (14 años). Entre movimiento y movimiento existía un margen de 24 horas, el resultado fue una victoria para el ogro que consiguió derrotar al planeta entero (3.000.000 de aficionados de 75 países). No fue tarea fácil ya que los aficionados presentaron dura batalla, permitiéndose el lujo de un sacrificio de pieza en la jugada 11. La partida transcurrió de la siguiente forma (Ver Partida).

 

Kasparov, el ogro

          Entre esos innumerables actos, también los aficionados españoles tuvieron la fortuna de enfrentarse a Kasparov. Esto ocurrió durante un programa de la cadena de televisión TVE1, en el que Kasparov jugó dos partidas contra los telespectadores. La primera se la apuntó Kasparov, con un juego por momentos brillante (Ver partida). La segunda partida estuvo envuelta en una cierta polémica, el programa llegó a su fin y la partida no podía continuar. Los jueces (4 GM) determinaron que la posición era de clara ventaja para las blancas (telespectadores). Finalmente, los jueces no se atrevieron a dictaminar la derrota de Kasparov y tomaron una decisión salomónica: el ruso debía enfrentarse, partiendo de la posición resultante tras la última jugada, a 6 rivales distintos en 6 tableros diferentes. Lo haría frente a dos juveniles, dos aficionados y dos maestros. El resultado de todo este lío fue 3'5-2'5 para el campeón del mundo, lo que produjo un monumental enfado de los telespectadores, que reclamaban su triunfo sobre el 'terrible ogro'.

 

          Kasparov era el gran dominador del ajedrez y esto se veía plasmado en sus apariciones en el mejor torneo del mundo: Linares. Allí ha logrado vencer en 9 ocasiones desde 1992. Este torneo reúne, año tras año, a los mejores jugadores del planeta y nadie ha tenido actuaciones tan soberbias como Kasparov. Podéis ver los resultados de todas las ediciones de Linares en: Ver resultados.

          En el año 2000 sufrió uno de los pocos reveses que tuvo en su carrera, perdió su trono mundial de la PCA ante el aspirante Vladimir Kramnik, por 8'5-6'5. Los oportunistas vaticinaron la caída del gran pilar del ajedrez... pero nada más lejos de la realidad, Kasparov siguió ganando torneos aunque reduciendo sus apariciones al mínimo. La derrota contra Kramnik estuvo envuelta en polémica, algunos analistas definieron las partidas como extrañas y se especuló con que Kasparov no se esforzó al 100% con la intención de incluir a Kramnik en una futura reunificación del título.

          En 2003 retomó su lucha contra los monstruos cibernéticos, esta vez su rival fue la computadora Deep Junior y el match finalizó en un tranquilo empate: 3-3. Ese mismo año aceptó otro reto contra otro programa, en esta ocasión Fritz3D, el resultado también fue de empate, en este caso 2-2. Estos dos duelos levantaron gran expectación y fueron seguidos a lo largo de todo el mundo. La leyenda de Kasparov seguía creciendo, a la par que su popularidad entre los aficionados.

          Llegamos al año 2005, donde el ajedrez sigue sumido en la confusión generada por las dudas sobre el campeonato del mundo. Se trata de reunificar los dos títulos existentes, pero se hace de forma extraña: Kasparov esperaba paciente la designación de un rival que tendría que salir del duelo entre el húngaro Peter Leko y el ruso Vladimir Kramnik. El vencedor fue Kramnik. Pero a día de hoy (10 de Marzo) este enfrentamiento es una utopía por dos razones: la primera es que Kramnik no para de poner trabas (el miedo parece atenazarle) y la segunda, y más importante, es que Kasparov acaba de anunciar su retirada del ajedrez profesional...

          Esta noticia ha caído como una bomba en el mundo del ajedrez, ha ocurrido tras finalizar el torneo de Linares en el que Kasparov ha obtenido su novena victoria. Gary dice estar cansado de su trato con la FIDE y también de la presión que siente tras tantos años en la cumbre. Ha comentado en rueda de prensa que sólo jugará al ajedrez como aficionado: en simultaneas o partidas rápidas, pero nunca volverá a disputar una partida a nivel profesional. Tras esta decisión el ajedrez se ha quedado huérfano, no parece haber nadie que pueda llenar el vacío que deja Gary. Hoy en día no hay un jugador dominante y no se sabe quien puede ser su sucesor (¿Kramnnik?, ¿Anand?, ¿Topalov?... a mi me gustaría que fuese Shirov, por su estilo de ataque, pero tal vez le falte consistencia). NOTA: Al rescribir este artículo, a fecha de 27 de Marzo de 2009, puedo confirmar las impresiones de hace 4 años, no existe ningún jugador que haya recogido el testigo cedido por Kasparov y de momento no parece que vaya a haberlo.

Logo de Kasparov chess

          Es difícil resumir en un sólo artículo toda la vida de Kasparov, ha aportado mucho al ajedrez y se le puede considerar un firme candidato a ser el mejor jugador de todos los tiempos. Si hay que destacar un rasgo especial en su forma de jugar al ajedrez, ese no puede ser otro que su firme determinación en buscar la victoria, algo que le hacía especial y temido a la vez. A pesar de estar tantos años en lo más alto, siguió compitiendo al máximo nivel hasta su retirada. Tampoco se puede dejar de comentar su estilo de juego siempre al ataque, muchas de sus partidas son un rico tesoro de combinaciones que deben ser estudiadas por las generaciones venideras. Una muestra de las preferencias del ruso se puede ver en esta definición que hizo del ajedrez: "Yo soy un amante de la belleza, que en el ajedrez está muy cercana al arte y produce una especial satisfacción estética en los jugadores. Me encanta el juego bello e inspirado que de a los aficionados al ajedrez una satisfacción realmente estética".

          Podéis ver los resultados más destacados de Kasparov, en los torneos que ha disputado, en el siguiente enlace (Ver Palmarés). Sus estadísticas en partidas oficiales son: 876 victorias, 151 derrotas y 842 tablas; con un promedio de 69'4% (el promedio se saca de sumar victorias y tablas, y dividirlo por las partidas totales).

          Por último, 5 partidas donde podemos comprobar la fuerza combinativa del OGRO:

 

Magerramov - Kasparov,  Baku  1977

Kasparov - Csom,  Baku  1980

Kasparov - Roizman,  Minsk  1978

Kasparov - Portisch,  Niksic  1983

Kasparov - Palatnik,  Daugavpils  1978

(VER)

(VER)

(VER)

(VER)

(VER)

  


BIBLIOGRAFÍA

"Garri Kasparov" - Ángel Martín

"Ajedrez: Match Kasparov - Karpov, Cto. mundo New York-Lyon" - Lorenzo Ponce Sala

"Kasparov contra Deeper Blue: el último desafío hombre vs máquina" - Daniel King

"Larousse del ajedrez"

"Kasparov (222 partidas)"


 

 

 

 

 

© Ajedrez de ataque. Todos los derechos reservados

Volver