Inicio  |  Mapa Web  |                                                                                                                              |  Partidas  |  Estudios  |  Contacto  |

Kasparov vs Deep Blue II

Choque de manos entre una mano cibernética de color verde y una mano humana

( Autor : Javier Cordero Fernández - © Ajedrez de ataque )

          IBM no tardó demasiado en solicitar la posibilidad de una revancha, la cual quedó concertada para el año siguiente en New York. Pero en esta ocasión algo había cambiado, IBM había hecho un gran esfuerzo económico y publicitario, y los programadores de Deep Blue habían trabajado sin descanso.

          Deep Blue II era mucho más avanzada tecnológicamente que su predecesora y además se había cuidado mucho su preparación teórica. Detrás de la computadora había un gran equipo de entrenadores, varios de ellos GM. Por ejemplo, el GM Joel Benjamin dedicó 6 meses a preparar el libro de aperturas de Deep Blue, a esa tarea se unieron los GM Miguel Illescas y John Fedorowicz, que además trataron de dotar a la computadora de cierta comprensión posicional, tarea ardua, como ellos mismos reconocieron, en un campo donde Deep Blue I había fracasado en el anterior duelo.

          En esta ocasión también se realizaron importantes test para probar su desarrollo y corregir posibles errores, sobre todo en el mencionado juego posicional de la máquina. Para ello se enfrentó a Deep Blue, en encuentros totalmente secretos, a los GM John Fedorowicz, Larry Mark Christiansen y Nick de Firmian.

          Esta nueva versión era 4 veces más potente y sus programadores calcularon que podía evaluar 220.000.000 de posiciones por segundo, escogiendo el mejor movimiento entre semejante maremagnum (esto técnicamente no se ajusta a la realidad, si actuase de este modo tardaría horas en hacer cada movimiento. Deep Blue estaba programado para desechar las jugadas malas y escogía su movimiento entre unos pocos, proceso en el que no invertía demasiado tiempo). Deep Blue estaba formado por dos bloques macizos de más de 2 metros de altura y pesaba una tonelada y media.

          Se escogió el edificio "Equitable Building", situado en Manhattan, para albergar el duelo. En la planta número 35 de este edificio se acondicionó la sala de juego, con capacidad para 500 personas, a las que se cobró una entrada de 25 dólares... esto nos da una idea de la expectación que levantó este evento.

          El portavoz de IBM era muy optimista antes del match: "Creo sinceramente que nuestro programa es muy superior al del año pasado y que ganaremos claramente".

          IBM sabía que había mucho un juego, un triunfo de su computadora haría subir vertiginosamente sus acciones, aunque la publicidad lograda gracias al evento ya estaba siendo muy importante. Por ello trataron de aumentar la presión sobre Kasparov colocando carteles que anunciaban el match por toda la ciudad. Dichos carteles eran de un tamaño descomunal y llevaban una foto enorme de Kasparov. La idea era que Kasparov los viera en sus paseos y notase la presión de la importancia de lo que estaba en juego.

          La expectación era superior a la del año anterior y las partidas fueron seguidas a lo largo de todo el planeta. Kasparov partía como gran favorito y lo confirmó venciendo en la primera partida. La computadora le devolvería el golpe con rapidez, apuntándose la segunda partida; lo asombroso de esta segunda jornada fue que, una vez finalizada la partida, se le comunicó a Kasparov que el programa Fritz 4.0 había encontrado una variante en la que hubiera conseguido tablas con facilidad (por jaque perpetuo). Kasparov no daba crédito a lo que le acababan de contar y abandonó la sala enfurecido, encerrándose en la habitación del hotel... hay que decir que Deep Blue tampoco encontró esa variante, ya que de lo contrario no hubiese entrado nunca en esa línea.

Kasparov vs Deep Blue II

          La lucha terrible que se produjo entre ambos contendientes se refleja en el titular de primera plana del diario USA Today: "El ajedrez es la guerra".

          Tras este duro golpe, el juego de Kasparov se resintió y careció de la fuerza que siempre ha caracterizado al campeón ruso. Y es que el ser humano puede verse poderosamente influido por sus propios errores y otros condicionantes externos, aspectos que, evidentemente, no pueden afectar a una máquina. Kasparov empezó a jugar posiciones cerradas, sin duda intimidado por la gran capacidad de cálculo de su enemigo inhumano.

          Los tres siguientes envites finalizaron en tablas y en los tres Kasparov llegó a tener alguna ventaja, pero Deep Blue se defendió con precisión y supo frenar las acometidas del ruso. Como era de esperar, Kasparov tuvo más problemas de tiempo que su rival en todas las rondas, algo que también condicionó su juego. Tras la tercera partida, Kasparov hizo sus primeras insinuaciones sobre la posible ayuda externa que estaba recibiendo Deep Blue... la tensión era enorme.

           Se llegó a la última partida con empate: 2'5-2'5. La expectación creció enormemente e incluso llegó a funcionar la reventa de entradas. La partida fue histórica, ya que el mundo del ajedrez vio con horror como una máquina derrotaba al campeón del mundo en sólo 19 jugadas y apenas una hora de juego, ganando así el match. Lo que parecía imposible hace décadas acababa de ocurrir, una computadora había conseguido derrotar al mejor jugador humano.

          Realmente no creo que Deep Blue fuese tan poderosa como para derrotar a Kasparov, más bien el humano sucumbió ante la gran presión a la que fue sometido por los medios de comunicación y por la gran expectación que el duelo levantó. Ésta es una de las características que marcan este tipo de duelos, el humano sufre cansancio, presión y nerviosismo, mientras la computadora rinde siempre al mismo nivel, con una total ausencia de sentimientos, lo que tal vez sea su mayor ventaja y a la vez su mayor defecto.

          Kasparov no supo aceptar la derrota y se metió de lleno en el fango de la polémica. Transmitió varias quejas sobre la ayuda humana recibida por la máquina durante las partidas, sobre todo en la segunda. Declaró que las computadoras no pueden jugar de la forma en que lo había hecho Deep Blue y que estaba convencido de que había recibido ayuda de sus programadores asesorados por Grandes Maestros. Gary se encontraba profundamente frustrado y lanzó el siguiente reto a los creadores de Deep Blue: "Yo, personalmente, les garantizo a todos los aquí presentes que si Deep Blue participa en el ajedrez de competición, personalmente, repito, garantizo que le haré pedazos".

          Además, Kasparov pidió las hojas analíticas impresas de la computadora y solicitó un nuevo match de revancha. Ninguna de las dos cosas le fueron concedidas. La noticia sobre esta derrota apareció en gran cantidad de medios de comunicación de todo el planeta, Deep Blue había marcado a fuego su nombre en el gran libro de la historia.

 

1

2

3

4

5

6

Total

  Deep Blue II

0

1

=

=

=

1

3'5

  Kasparov

1

0

=

=

=

0

2'5

 

 


 

Tu opinión es importante: Libro de visitas

© Ajedrez de ataque. Todos los derechos reservados