Inicio  |  Mapa Web  |                                                                                                                              |  Partidas  |  Estudios  |  Contacto  |

El café de la Régence

Dibujo del café de la Regencé

( Autor : Javier Cordero Fernández - © Ajedrez de ataque )

              Si hay un local donde se haya rendido culto al ajedrez, ese ha sido el Café de la Régence. Todo aficionado al juego ciencia ha oído hablar de este lugar, cuna de grandes jugadores y sitio de reunión de todos los aficionados parisinos.

              En el Siglo XVIII no existían clubes de ajedrez, por lo que aficionados y jugadores comenzaron a acudir a los cafés para poder dar rienda suelta a su pasión. Sin duda, la ciudad más famosa a este respecto fue París, el primer lugar de reunión de los ajedrecistas en esta ciudad fue el Café Procope (c/ Fossé Saint Germain). Pero los jugadores de la ciudad de la luz decidieron desplazarse a un nuevo café que abrió sus puertas hacia 1750, en la Plaza del Teatro francés, su nombre: La Régence. Sus dueños no podían imaginar que habían fundado un local que sería recordado dos siglos después por todo el mundo del ajedrez.

              En varios relatos se comenta el ambiente tranquilo que se vivía en el interior de este café, el local contaba con unos 20 tableros de ajedrez que siempre estaban rodeados por multitud de aficionados... y multitud de humo proveniente de los puros y cigarros. Las mesas estaban muy próximas entre sí, iluminadas con lámparas de gas y recibiendo calor de varias estufas; a pesar de tal hacinamiento, en el café reinaba siempre un respetuoso silencio. Allí acudían jugadores profesionales, pero también personas que sólo querían jugar una partida a la salida de sus trabajos o curiosear entre las múltiples partidas que allí se disputaban. En una habitación aparte se encontraban las mesas de billar y las mesas para jugar a las cartas (sobre todo el whist) o al dominó.

              El café abría sus puertas a las 8 de la mañana, pero no era hasta el mediodía cuando el local empezaba a recibir la visita de los entusiastas ajedrecistas (los trabajadores, evidentemente, no podían acudir por las mañanas, y los bohemios dormían hasta pasado el mediodía), durante esas horas el café permanecía casi vacío, solo 3 ó 4 parroquianos acudían a tomar un café. Pero por la tarde el panorama cambiaba radicalmente, la actividad era febril y los camareros apenas podían alcanzar las mesas debido al gentío que las rodeaba. Este ambiente se prolongaba hasta medianoche, día tras día.

              Si uno se daba una vuelta por las distintas mesas, podía ver partidas amistosas, pero también otras donde se jugaba por dinero, auténtica fuente de ingresos de varios jugadores profesionales. Los jugadores más fuertes daban 1 peón y un movimiento de ventaja, o en algunos casos una pieza de ventaja (incluso la Dama). El café era como una pequeña Torre de Babel: había rusos, griegos, ingleses, suecos, españoles... Se podían ver militares, sacerdotes, aristócratas, políticos, artistas, intelectuales... todos unidos por una única pasión: el ajedrez.

              Muchos personajes históricos eran aficionados al ajedrez y visitaron el café con frecuencia, estos son algunos de ellos:

Napoleón Bonaparte, Emperador de Francia Benjamin Franklin (Estados Unidos), escritor y ciéntifico Denis Diderot (Francia), filósofo Charles Loius Montesquieu (Francia), filósofo

Napoleón

Benjamin Franklin

Diderot

Montesquieu

Maximilien de Robespierre (Francia), político Jean Jacques Rousseau (Suiza). Escritor, compositor y filósofo Francois Marie Voltaire (Francia). Escritor y filósofo René Alain Lesage (Francia), escritor de novelas, teatro y óperas

Robespierre

Rousseau

Voltaire

Lesage

Balzac

Víctor Hugo

              Se sabe que Rousseau era muy amigo de Philidor y disputaba partidas con éste (siempre perdía). También hay constancia de que Robespierre jugaba habitualmente contra Philidor, bueno, más bien perdía habitualmente con Philidor. El café era tan famoso que muchos escritores lo incluyeron en alguna de sus obras: Montesquieu en "Cartas persas", Lesage en "La maleta encontrada", Restif de la Bretonne en "El señor Nicolás" y en "El corazón humano al descubierto". En "El Ocho", de Khaterine Neville, parte de la trama se produce en el interior del café. Diderot comentó lo siguiente en su obra "El sobrino de Rameau": 

  • Si el tiempo es frió o lluvioso, me refugio en el café La Régence. Allí, me divierto viendo jugar al ajedrez. París es el centro mundial del ajedrez, y el café La Régence el lugar de París donde mejor se juega. En casa de Rey (gerente del café) rivalizan Legal el profundo, Philidor el sutil, el sólido Mayot, allí se contemplan los movimientos más sorprendentes y se oyen las peores palabras; pues se puede ser hombre inteligente y buen jugador de ajedrez, como Legal, pero también se puede ser un gran jugador de ajedrez y un perfecto necio, como Foubert y Mayot.

              Graciosa es la historia de Denis Diderot, que era tan aficionado al ajedrez que su mujer le daba cada día 6 monedas para que se tomase un café en La Régence y pudiese observar las partidas que allí se jugaban. Diderot solía jugar con Jean Jacques Rousseau, al que nunca conseguía derrotar, lo que nos viene a decir que su nivel no era muy alto. La relación de Rousseau con el café y con el ajedrez fue realmente curiosa, llegándose a convertir en una obsesión para este brillante pensador. En 'Ajedrez de ataque' he publicado un artículo sobre este tema: Rousseau y el ajedrez.

              En La Régence jugaron los mejores ajedrecistas del mundo, algo no muy destacable ya que en aquella época los jugadores más importantes del planeta eran franceses (tal vez el café tuvo parte de culpa en ello). Empezando por Kermur de Legal (campeón del mundo, que realizó su famoso mate en una partida disputada en el café) que jugada por dinero y dando ventaja a sus rivales. En 1740, Legal tomó como aprendiz a un joven de 14 años llamado... Andre Danican Philidor, en el café se podía ver a discípulo y maestro jugando decenas de partidas diarias. Cuatro años más tarde, Philidor ya conseguía vencer a Legal dándole un caballo de ventaja, lo que parecía indicar que sería mejor del planeta en pocos años... si es que no lo era ya. Philidor logró derrotar a todos los rivales que se pusieron en su camino y durante décadas fue considerado el ajedrecista más fuerte del mundo. Para lograr este propósito viajó a Londres, venciendo a Abraham Janssen y al mítico Phillip Stamma en el café Slaughter. Stamma, impresionado por el juego de Philidor, enseñó a éste sus libros y le recomendó que escribiese un libro de ajedrez (cosa que más tarde hizo bajo el título de: "Analyse du jeu des Eschecs").

              Algunos jugadores daban clases de ajedrez en el café. Por ejemplo, Lionel Kieseritzky cobraba 5 francos por clase, también se sabe que Jean Taubenhaus (el último jugador que manejó al autómata "Mephisto") ganaba algún dinero compartiendo su sabiduría con quien estuviese dispuesto a pagarle.

Interior del café, uno de las personas que observan las partidas es Ignatz Von Kolisch (4ª por la izda)

              En el café también jugaba Lebreton Deschapelles, campeón del mundo, que tomó como discípulo a Labourdonnais. Labourdonnais fue todo un mito en la Régence, siempre jugaba por dinero y multitud de aficionados se agolpaban alrededor de su mesa para ver las meteóricas jugadas del campeón francés (su mente trabajaba tan rápido, que a veces cogía la pieza antes de que su rival hubiese realizado su movimiento). A Labourdonnais le siguió Saint Amant, que fue el último campeón de esta gran saga de jugadores franceses que deleitaron a sus compatriotas a través del humo de un abarrotado café. Lo triste para el ajedrez es que la gran mayoría de estas partidas no fueron anotadas y se perdieron para la posteridad. Veamos una posición de una de las partidas disputadas entre Deschapelles y Labourdonnais, una partida realmente curiosa:

Deschapelles - Labourdonnais

Café de La Régence 1821

Ver diagrama en texto

Labourdonnais, fiel a su estilo, había sacrificado su dama a cambio de la mayoría de peones blancos. Para su desgracia Deschapelles encontró un remate brillante con el que conseguía una posición de mate por acorralamiento: 1.Cxh6+ gxh6 2.Dh8+ Rxh8 3.Rf7 Tf8+ 4.Rxf8 1–0

             Desde mediados del Siglo XIX en el techo colgaban 4 escudos en los que se podían leer 3 nombres: Philidor, Deschapelles y Labourdonnais, el pueblo parisino rendía así un homenaje a sus grandes ídolos; en el cuarto escudo se podía ver la fecha de inauguración del café.

              A pesar de que los jugadores franceses ya no dominaban el mundo del ajedrez, La Régence seguía siendo un importante punto de reunión, allí se jugó el match por el Campeonato del Mundo entre Anderssen y Morphy, en el que venció el segundo. Morphy también dio una sesión de partidas a la ciega en el café, jugando ante 8 rivales y obteniendo la victoria en 6 tableros y haciendo tablas en los otros dos. Podéis ver la mejor de las 8 partidas, una auténtica joya de unos de los grandes jugadores de ataque que ha dado la historia del ajedrez: (Morphy - Baucher).

              El periodo de esplendor del café abarcó los Siglos XVIII y XIX. Aún así, a principios del Siglo XX los aficionados parisinos seguían acudiendo allí para disfrutar de su pasatiempo favorito. También hay constancia de que varios jugadores de la época se dejaban ver por el café, como ejemplo basta mencionar a Alekhine, Lasker, Capablanca o Steinitz. En 1910 el local se convirtió en Restaurante y en 1916 se dejó de jugar definitivamente al ajedrez, por lo que los aficionados y jugadores tuvieron que buscarse otro lugar donde poder dar rienda suelta a sus jaques, lo que supuso el fin de una historia de leyenda.

              Para finalizar, 3 grandes partidas que se jugaron en el café más famoso del mundo del ajedrez:

Javier Cordero Fernández

(22 Enero 2007)

 

Cochrane - Deschapelles,  La Régence  1821

Morphy - De Rivieré,  La Régence  1858

Mortimer - Rosenthal,  La Régence  1865

(VER)

(VER)

(VER)

 

Tu opinión es importante: Libro de visitas

© Ajedrez de ataque. Todos los derechos reservados