Inicio  |  Mapa Web  |                                                                                                                              |  Partidas  |  Estudios  |  Contacto  |

El turco de Von Kempelen

Autómata 'El turco'

( Autor : Javier Cordero Fernández - © Ajedrez de ataque )

         El turco fue creado en 1769 por Wolfang Von Kempelen, científico e inventor eslovaco que ejercía como consejero en la corte de Viena y era muy aficionado al ajedrez. Este autómata dio su primera exhibición ante la emperatriz Mª Teresa de Austria, sin que nadie lograse desentrañar el secreto de su funcionamiento Tras esta primera aparición la  fama del artefacto fue creciendo sin parar, siendo reclamado en varias ciudades para dar exhibiciones (Leipzig, Dresden, París, Londres...) o para jugar con personajes ilustres, como el Emperador José II, la Zarina Catalina II, Napoleón Bonaparte, Edgar Allan Poe, Federico II de Prusia o el Duque ruso Pavel.

Wolfgang Von Kempelen

         La máquina constaba de una gran caja dividida en dos compartimentos, que si se abrían sólo dejaban a la vista multitud de cables y mecanismos. El muñeco que aparecía sentado ante el tablero lucía un turbante y coloridos ropajes de seda, era "El Turco" y parecía expresamente diseñado para distraer la atención de quien lo observase. El turco tenía un brazo extensible que movía las piezas, lo que resultaba espeluznante para los ciudadanos del siglo XVIII. Muchos fueron los rumores sobre su funcionamiento: para los más influenciables era un pacto de Von Kempelen con el diablo, otros aseguraban que la máquina funcionaba a base de campos magnéticos y los más incrédulos opinaban que dentro de la máquina había un jugador que movía las piezas... evidentemente, la última opción es la correcta.

          El engaño era bastante sencillo. Antes de cada exhibición se permitía a los espectadores examinar el interior del artefacto para disipar cualquier tipo de sospecha... pero se hacía de una forma sutil: sólo uno de los dos compartimentos permanecía abierto. El truco residía en que el jugador se escondía dentro del compartimento que permanecía cerrado, para luego pasar al otro por una trampilla. Durante la partida, el jugador, que debía de ser de baja estatura, se situaba en el compartimento que se encontraba encima del tablero y por medio de imanes movía las piezas a donde correspondiera... eso sí, el jugador debería ser lo suficientemente avezado como para jugar a la ciega, aunque viendo la lista de 'inquilinos' del autómata no nos puede sorprender que este 'engendro demoníaco' no perdiese casi nunca:

  • Johann Allgaier (1809), Boncourt (1818), William Lewis (1818-1819), Peter Williams (1819), Jacques F. Mouret (1820) y William Schlumberger (desde 1826). Todos ellos eran fuertes jugadores de la época, algunos incluso profesionales. Por ejemplo, Schlumberger era un asiduo al café de La Regence, donde sólo era derrotado por Labourdonnais; además fue el maestro de  Saint Amant.

         El turco cambió de manos en varias ocasiones e incluso se idearon nuevos métodos de engaño. Maelzel, una de las personas que lo adquirieron, hizo que dentro de la máquina se escondiese un niño, que realizaba los movimientos que le indicaba un maestro desde el público mediante señales secretas.

         En 1838, tras el fallecimiento de Maelzel, la máquina se exhibió en el museo chino de Philadelphia. Unos años más tarde, en 1854, quedó destruida en un incendio. Pero el misterio no desapareció con la maquina, ya que su secreto había sido descubierto unos años atrás: un avispado espectador se había dado cuenta del engaño durante una de las exhibiciones en el museo y decidió destapar el pastel de una forma graciosa: gritó "¡¡Fuego!!" y el ajedrecista que se encontraba dentro salió del interior como alma que lleva el diablo... no está claro si esta anécdota forma parte de la leyenda o de la realidad, pero cuanto más nos alejamos en el tiempo ambas se entremezclan de forma más confusa.

         Aquí tenéis 2 partidas jugadas por el Turco, o más bien por los jugadores que se encontraban claustrofóbicamente dentro de él:


El Turco - N. N.

Año 1770

1.e4 e5 2.Cf3 Cc6 3.d4 exd4 4.Cxd4 Dh4 5.Cf3 Dxe4+ 6.Ae2 d5 7.0–0 Ae6 8.Cc3 Df5 9.Ab5 Cge7 10.Cd4 Dg6 11.f4 f5 12.Te1 Ad7 13.Cxd5 0–0–0 14.Axc6 Cxc6 15.Cb5 Ac5+ 16.Ae3 Ae6 17.Cbxc7 Axe3+ 18.Txe3 Axd5 19.Cxd5 Df7 20.c4 The8 21.Ta3 Rb8 22.Tb1 Df8 23.b4 Cxb4 24.Dd4 Cc6 25.Txb7+ Rxb7 26.Txa7+ Cxa7 27.Db6+ Ra8 28.Cc7++ 1–0

Después de 24...Cc6


Sturmer - El Turco

Londres 1820

1.e4 e6 2.d4 c6 3.Ae3 d5 4.e5 g6 5.Ae2 Ch6 6.Axh6 Axh6 7.g3 Db6 8.b3 c5 9.dxc5 Dxc5 10.f4 Cc6 11.Cf3 0–0 12.c3 a5 13.Cd4 Ad7 14.Ab5 Tac8 15.Dd3 Tf7 16.Ce2 Cxe5 17.fxe5 Axb5 18.Dc2 Df2+ 19.Rd1 Df1+ 20.Txf1 Txf1++ 0–1 

Las negras jugaron sin el peón f7

Después de 19.Rd1

En esta partida El Turco fue manejado por Jacques-François Mouret,  profesor de ajedrez de Philidor.


 

Tu opinión es importante: Libro de visitas

© Ajedrez de ataque. Todos los derechos reservados