Mikhail Tahl   Paul Charles Morphy AJEDREZ DE ATAQUE

Alexander Alekhine   Adolf Anderssen

         |  Inicio  |  La Diosa Caissa  |                                                                                                                                                   |  E-mail  Correo interno  |

 

Consejos para recién iniciados en el ajedrez

Hoja con un birrete

 Representación típica de un caballo, torre y dama de ajedrez para programas

Niño sentado en un pupitre que levanta la mano

Ver versión accesible para lectores de pantalla

  • Al principio de la partida es importante desarrollar nuestras piezas con rapidez. Tratad de mover primero vuestros caballos y alfiles, y no os volváis locos moviendo muchos peones de forma seguida.

  • Para permitir la rápida salida de los alfiles es conveniente que el primer movimiento sea el de uno de los peones centrales (el e y el d).

  • En el inicio de la partida tratad de no mover vuestra Dama, si la ponéis en juego demasiado pronto puede ser amenazada por otras piezas, lo que retrasaría vuestro desarrollo y facilitaría el desarrollo de vuestro rival, ya que podrá ir poniendo piezas en juego mientras amenaza a la dama.

  • En esta fase también tenéis que intentar no mover la misma pieza dos veces seguidas, es perder un tiempo que vuestro rival puede aprovechar para ir poniendo piezas en acción.

  • Es importante que tratéis de dominar el centro del tablero, bien con vuestros peones o con el resto de piezas.

Centro del tablero

  • En cuanto a las Torres, siempre hay que buscar que estén conectadas entre si (que no haya piezas situadas entre ellas), de este modo se apoyan mutuamente y son más peligrosas. Al no haber piezas entre ellas pueden acudir en auxilio de otras piezas o de peones con gran rapidez. Un ejemplo de torres conectadas (las blancas):

  • Cuando haya una columna abierta hay que tratar de controlarla, bien con alguna de las torres o incluso con la Dama. En el siguiente ejemplo la Torre blanca se ha hecho con la columna abierta:

  • Mantened a vuestro Rey protegido, el enroque es un buen sistema para que no puedan amenazarle. Más tarde, cuando la partida esté mucho más avanzada y ya no queden demasiadas piezas en el tablero, podéis sacar al Rey de su fortaleza y que avance por el tablero. Veréis que en estas situaciones se convierte en una poderosa arma, ya que se puede mover en todas las direcciones.

  • El valor del alfil suele ser considerado algo mayor que el del caballo. Esto es algo relativo, si la posición es muy cerrada (con muchas piezas y peones) el caballo se desenvuelve mejor; pero si la posición es abierta, con pocas piezas y las diagonales abiertas, el alfil es decisivo ya que sirve realizar tareas defensivas y ofensivas al mismo tiempo.

  • Es importante que los principiantes traten de realizar combinaciones con sacrificios de piezas, esto le ayudará a desarrollar su imaginación y su comprensión del juego. Al principio este tipo de jugadas les conducirán a la derrota, pero la experiencia les servirá en muchos aspectos.

  • Y por supuesto, jugad todas las partidas que podáis, esa es la mejor manera de progresar. No os vengáis abajo con las derrotas, se aprende más de una partida perdida que de 100 ganadas.

 

 

 

 

 

www.ajedrezdeataque.com